Tipos de discos duros (Conceptos generales)

Puede que ya conozcas de sobra los tipos de discos duros que hay en el mercado y que características tiene cada uno. O puede que no. Y en este blog vamos a ir profundizando en cada uno de ellos, así que hemos creído conveniente hacer un post de referencia que explique los tipos de discos duros que hay y los pros y contras de usar cada uno.

Hoy en día, los más usados son tres tipos de discos duros diferentes.

Está claro que su finalidad es siempre la misma, pero cada uno tiene unas condiciones que los hacen distintos unos de otros y, según cual sea tu objetivo final, te vendrá mejor uno u otro.

SATA

Es el más utilizado a nivel usuario. Prácticamente la totalidad de PCs compactos usan este tipo de discos. Reconocerlos es muy fácil, es el típico disco que estamos acostumbrados a ver, con una aguja cabezal y un plato, como si fuera un tocadiscos.

disco-duro-SATA

    disco-duro-SATA

Son los más utilizados por una sencilla razón, son los más económicos. Pueden costar hasta diez veces menos que los otros tipos de discos que vamos a ver. Sin embargo, su capacidad no se ve alterada, ya que en esto puede competir perfectamente con los otros discos de los que vamos a hablar a continuación.

También son más lentos y tienen más posibilidades de fallo. Que no quiere decir que tenga que fallar, pero sí que suelen ser menos seguros si los comparamos con los otros tipos, y esto es algo que observamos dia a dia en nuestro laboratorio de recuperación de datos iRecovery.

SAS/ SCSI

Pasamos aquí a hablar de discos más usados a nivel profesional. Y es, sobre todo, por una razón de peso. FIABILIDAD. 

Pero un disco SAS no es de lo mejor del mercado por sí solo. Normalmente este tipo de soportes se encuentran trabajando en conjunto en sistemas como RAID, que esperan la información y por tanto, hacen que se reduzca drásticamente la oportunidad de pérdida de información.

Son muy rápidos y más resistentes, y están acostumbrados al múltiple almacenamiento y borrado de datos de tal forma que no les afecta negativamente.

El coste, por lo tanto es más elevado, tanto por el material como por su sistema, que optimiza los recursos al máximo para que puedan almacenarse una gran cantidad de datos rápidamente.

Dificilmente se verá un disco SAS trabajando solo. Como hemos dicho, el máximo provecho se le saca con la unión de varios de éstos discos.

SDD

Este disco va a caballo entre el primero y el segundo que hemos mencionado. Se usa mucho a nivel usuario pero para niveles medios- avanzados de informática. Y por supuesto, también se usa para profesionales, aunque no lo vemos en uso para servidores al nivel que podemos encontrarnos con un SAS.

disco-SSD

disco-SSD

El aspecto de éste es totalmente diferente a los anteriores. Nos olvidamos del cabezal y el plato y pasamos a ver una placa llena de chips (con aspecto de tarjetas SD) que no tiene nada mecánico en su composición.

Y aquí es donde viene su primera ventaja. Sin elementos mecánicos, eliminamos el fallo mecánico, el más habitual cuando nos encontramos con una perdida de datos por fallo de disco. Éste tipo de soportes aguantará mejor el paso del tiempo y los constantes almacenados y borrados a los que se le pueda someter.

También es mucho más rápido que, por ejemplo, el disco SATA. Esto también es gracias a que sin elemento mecánico, no hay que ir buscando la información, sino que el sistema la refleja de inmediato.

Pero, y siempre hay un pero, son bastante más caros que un SATA. Lógicamente, si eliminamos mecánica en beneficio de la electrónica, el precio sube. Suelen presentarse con un amplio almacenamiento, lo que también hace que aumente el coste, y mucho.

Pero, sin lugar a dudas, si se quiere evitar una perdida de datos por fallo del disco, ésta será una muy buena opción

En resumen, podemos decir que:

SATA: 

+ : Económico

– : Lento

– : Propenso a fallar

SAS:

+ : Seguro (en combinación con más discos)

+ : Capacidad de almacenaje

+ : Rapidez

+ : Mejor para nivel servidor

– : Precio

SDD:

+ : Seguridad

+ : El menos propenso a fallar

– : Precio elevado